Los templos del saber

Me he pasado toda la carrera y el máster metido en bibliotecas de todo tipo, tamaño, color, amplitud, comodidades, temperatura y olor. Durante mi tiempo de estudiante fueron una prolongación de mi casa y en ellas conseguí expandir mi mente hasta épocas remotas. Te puedes imaginar lo que representa una biblioteca para mí. Digo biblioteca y no “templo del saber” porque no todas lo son, hay algunas que dan pena.

Leer la palabra biblioteca para mí es recordar irremediablemente la mítica biblioteca de Alejandría, la más grande del mundo antiguo, que albergaba supuestamente casi un millón de volúmenes y manuscritos. Erigida supuestamente en el siglo IV a.C en tiempos de la conquista de Alejandro Magno, su función era albergar todo el conocimiento humano de la época, como si fuera un gigantesco almacén del saber para conservarlo para la posteridad.

Este histórico edificio, destruido en uno o varios incendios, enfrentamientos bélicos o ataques extranjeros acaecidos indeterminadamente entre el siglo I y el VI después de Cristo, es una construcción mítica del que se desconoce el aspecto y el tamaño real, ya que ni siquiera se han hallado ruinas. Qué más hace falta para convertir algo en leyenda ¿verdad?

La antigua Biblioteca de Alejandría ha sido repuesta por una nueva construcción, promovida por la UNESCO a finales de los años 8o y construída a mediados de los 90. Diseñada por el estudio noruego Snøhetta (pulgares arriba), poco o nada tiene de parecido con la original pero me parece una digna iniciativa, aunque lamentablemente el Egipto de hoy en nada tiene que ver con el de hace 2000 años.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace poco más de un mes el estudio holandés MVRDV, capitaneado por Winy Maas, Jacob van Rijs y Nathalie de Vries, ha inaugurado en China una biblioteca. Quiero puntualizar que es una biblioteca porque la primera impresión tras ver el interior del edificio es pensar que va a salir de una esquina Sigourney Weaver fusil en mano huyendo de un alien.

La arquitectura de MVRDV es divertida, colorida, aparentemente sencilla, digamos que también funcional pero, sobre todo, desenfadada. No hay más que ver edificios como el WOZOCO de Ámsterdam (1997), el edificio Mirador de Madrid (2005), el Market Hall de Rotterdam (2014) o el Ragnarock en Roskilde (Dinamarca, 2015). Son chulos.

Binhai es un nuevo distrito costero de la ciudad de Tianjin, dividido en 26 pueblos, 19 subdistritos y siete poblados (cosas de los chinos…), situada a 170 kilómetros al sureste de Pekín. Esta localidad es la principal entrada marítima de China por su costa norte y está en constante expansión y crecimiento económico y social. La biblioteca que MVRDV ha construido allí es todo lo del párrafo anterior, además de ser un edificio espectacular.

 

22c_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
06_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
10_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
24_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode

La gran bola central que domina y articula toda la estancia es un salón de actos o auditorio para presentaciones de libros e íntimos eventos  y las ondas gravitacionales que la sobrevuelan son las baldas donde, de hecho en su mayoría, no hay libros. Los accesos exteriores a las zonas altas no se han construído por lo que de momento los lomos de libros que se ven son una impresión. Las zonas bajas hacen las veces de estanterías, bancadas, pasillos y accesos a salas secundarias. Aprovechamiento 100%.

Podemos decir que el interior de esta biblioteca es una metaforización de un gran cerebro del que brota la sabiduría y que interconectar con el resto de actividades. También puede representar el antropocentrismo aristotélico sobre el que gravita toda la sabiduría universal.

Esa es la grandeza de la arquitectura, representar con materiales inermes y fríos estados y sensaciones humanos.

28b_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
38b_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
02b_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode
40_Tianjin_Library_©Ossip
Tianjin Binhai Library, MVRDV (Tianjin, China, 2017). Foto: Ossip van Duivenbode

Los que sigáis este blog sabréis a estas alturas mi gusto, mucho más limpio, más sobrio, de líneas puras y espacios simétricos (Mies van der Rohe). Incluso conocéis mi material favorito. No resto ningún ápice de mérito a esta construcción y sobre todo a su concepto pero la comparación por antítesis la tengo más que clara.

Situado a poco más de 200 kilómetros al noreste de la biblioteca Tianjin Binhai de MVRDV, en la costera ciudad de Nandaihe, el estudio pekinés Vector Architects diseñó en 2015 otra biblioteca, llamada Seashore Library, la biblioteca de la costa. ¿Por qué? Porque está sobre la fina arena blanca de una infinita playa.

Es un trabajo realizado en rudo y perfecto hormigón, de líneas rectas y simples pero que crean un juego de luces maravilloso. El edificio en sí ya lo es. Llevo obsesionado con él desde hace dos años, me encanta. Y con otra obra de Vector Architects…

1a_(3)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(4)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(10)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(13)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Xia Zhi
1a_(29)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: He Bin
1a_(28)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: He Bin
1a_(20)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(8)a
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(9)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Xia Zhi
1a_(7)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang
1a_(0)
Seashore Library, Vector Architects (Nandaihe, China, 2015). Foto: Su Shengliang

Como ves nada tiene que ver un edificio con otro, salvo porque tienen la función de biblioteca y el bloque principal es un volumen apaisado, pero poco más. La sinuosidad y metafórica concepción de la biblioteca de MVRDV ante la quietud, la calma, la sobriedad y el misticismo de la de Vector Architects.

Los templos del saber no necesitarían nada artístico ni arquitectónico en especial, solo deben ser contenedores de libros, porque la sabiduría es intangible.

Abraham R.

 

 

Anuncios

One response to “Los templos del saber

  1. Me parece un post impecable. No tienen nada que ver y has hecho una comparación sintetizada buenísima
    No sabía lo de las ilustraciones de los libros en las estanterías altas, que bueno.
    Y una preciosidad por cierto

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s